viernes, 28 de mayo de 2010

"ATERRADO", UNA DE TARZÁN.

Ayer, miércoles 26 de mayo, echamos amarras al atraque 411 del puerto de Benalmádena. A las 8.30 de la mañana, con un día reluciente y un puerto al que todavía no le había sonado el despertador.
Teníamos trabajo por delante, recoger, hacer bolsas, maletas, tirar basuras, limpieza superficial y ordenar lo más posible el interior del barco. Entre medias, desayunamos en la cafetería de siempre el "Casabianca", para ver a nuestro amigo Ramón, el encargado.
Éste es un fanático del Barsa aunque a decir verdad es muy buena gente y deportista. Quería darle su momento de gloria y verle para que se enorgullezca ante mi, madridista de pro, de su equipo. Como justo hoy libraba nos conformamos con las famosas tostadas del local.
A partir de ahí, empezó la, vamos a decirlo así, "dinámica" vida en tierra. Recibimos varias visitas de amigos ávidos por oír y preguntar muchas de los sucesos y anécdotas vividas. Entre ellos, Piti, Pedro Montes, nuestro Ale de la Viña, Dani del Maracas y Alberto, uno de mis futuros consejeros, ¡joder! Dicho así, parezco un ministro. No por Dios, con la que está cayendo.
Fué bonito y emocionante también, reencontrarnos con todos ellos, además de las llamadas de bienvenida. Pero la llegada a mi casa, al hogar,… ¿os acordáis del anuncio del turrón "vuelve a casa por navidad"? pues se queda muy corto. Qué excitación todo el camino hasta llegar. Cómo me costó no pisar el acelerador a fondo para llegar antes y, no os voy a engañar, también echaba de menos meterle caña a la bala dorada.
Y el recibimiento… ¡uff! Disculpad pero me lo dejo para nuestra intimidad. Sólo deciros que merece un millón de veces la pena, dejar esa vida y esa pasión por el mar y poder sentir el amor y el calor de los tuyos cuando llegas al hogar.
Después de cuatro meses embarcado estoy en tierra. Supone un cambio de vida grande. Ahora me encuentro en la fase de "aterrarme". Tranquilos, no es que este aterrado, asustado, de hecho acabo de inventar un nuevo significado a esa palabra (aunque es posible que exista y yo no lo conozca). Bien, intentaré explicároslo para que comprendáis lo que me está sucediendo en tierra durante los primeros días:
Al igual que cuando zarpas en una media o larga travesía, los primeros dos días, en mi caso, son para "amarinarse" es decir, hacerme a la vida a bordo, acostumbrarme al balanceo del velero, las olas, el camarote, cocinar, en resumen, las rutinas de, sobre todo, las percepciones que siente tu cuerpo y que son muy diferentes a las que tienes en tierra (a no ser que estés en una montaña rusa).
En mi caso, mi cuerpo está extraño, no me pongo malo vomitando y demás pero hasta pasados dos días intento no pasar mucho tiempo en el interior del barco y llevar una vida a bordo lo más estable posible. Después de ese tiempo, pasa como por arte de magia y soy capaz de fregar haciendo el pino abajo, en la cocina del barco, como si nada. Entonces, por fin estoy "amarinado".
Pues lo mismo pero al revés me esta ocurriendo en tierra firme después de tanto tiempo en el mar. Os daré varios ejemplos gráficos de incidencias en mis primeros días en tierra:
EJEMPLO 1: Tardo un mundo en hacerme el desayuno. Hasta que me acuerdo donde esta el café, el aceite para el pan, el azúcar, tazas, etc. abro 10 veces los armarios/cajones. Lo mismo en el cuarto de baño, con el champú, pasta de dientes, etc. así en toda la casa.
EJEMPLO 2: ¡Se me han quemado las tostadas! Calculaba por inercia el mismo tiempo para tostar el pan en la vitrocerámica que en el fuego de la cocinilla del barco… error.
EJEMPLO 3: Siento un profundo rechazo por la televisión. No sé, me ciega, me ralla muchísimo. No se si es el contenido, que lo es seguro, o la luz que emite, llamativa, excesivamente brillante con continuos cambios de planos y colores. Tuve que pedirle a mi mujer que la quite a pesar de la costumbre que tiene ella (y yo antes) de siempre de dormirse con la TV encendida.
EJEMPLO 4: Esta noche, de madrugada, me levanto para ir al baño, abro la puerta del dormitorio y cuando adelanto el primer pié para salir de la habitación tropiezo con la perra y me caigo de bruces por encima de ella con el consiguiente alboroto. ¡Se me había olvidado! Ella siempre duerme ahí y nunca había tropezado con ella por muy dormido que estuviese. La sorprendida cara de la pobre parecía pensar "¿será posible que se le ha olvidado que duermo aquí porque no me dejan dormir encima de la cama pegado a él ocupando ¾ de la cama y el resto para él y la víbora de su mujer?
EJEMPLO 5: ¡Debajo de las televisiones hay nuevos aparatos negros con mando a distancia independiente del de la TV! Vaya lío, más mandos, cables, etc. ¡Uff, con lo sencillo que era todo a bordo del Peter´s Boat! ¡Y llevo sólo un día! Me siento como Tarzán cuando le llevaron a Nueva York.
Espero "aterrarme rápido" y así no acabar subido a lo alto del puente de Brooklyn como el salvaje incivilizado en el que me convertí.
Para acabar este diario, informaros que aunque haya llegado el final de esta aventura aún no he acabado de contaros anécdotas y vivencias en general ocurridas en estos cuatro meses. Todavía hay mucha miga y ganas por contárosla, no os la perdáis.
Por ello este blog seguirá activo y con intención de mejorarlo y ampliarlo. Gracias amigos.

martes, 25 de mayo de 2010

ÚLTIMA SINGLADURA.

25 de mayo de 2010, tan sólo un día para decir adiós a la realización de un sueño. Como pasa cuando se gana un título o se consigue un gran éxito, no te das realmente cuenta del valor que tiene o de lo que significa hasta que pasan unos días. Es un sentimiento parecido al que tengo ahora, a un solo día de la llegada a casa.

Probablemente el deseo tan grande de ver a mi mujer y a mi hijo me ciega y me abstrae de lo que vá a ser la vuelta al huracán-ciclón-temporal que es la vida tan injustamente llamada civilizada.

Conociéndome, seguro que se trata de un mecanismo de autodefensa psicológico de uno mismo, tal como son los pensamientos positivos. Siempre he sido muy de aludir a esa forma de ser optimista. Y así, en este caso, no me asalte la pena y me dé por virar 180º y volver de nuevo a empezar esta travesía o seguir descubriendo otros mares u océanos.

Dejando esta nostalgia para cuando lleve un mes en tierra firme os diré que desde ayer sentimos la cercanía del estrecho. El simple hecho de observar el gran trasiego de barcos que desde ayer nos cruzan por proa, por popa, nos adelantan o nos pasan de largo. Mercantes de todo tipo, petroleros, portacontenedores gigantes, otros muchos de diferentes y extraños aspectos e incluso fragatas de guerra. Todo ello unido a la recepción de radio AM nos hace indicar, sin acudir al gps o la carta náutica que estamos en la entrada al dispositivo de separación de tráfico del Estrecho.

Salimos de la isla caribeña de Antigua el día 26 de abril y llegaremos el 26 de Mayo. En el viaje de ida zarpamos un domingo 24 de enero y arribamos el, también domingo, 28 de febrero. Cinco semanas de ida y 4 semanas de vuelta, ni un día más ni un día menos de nuestras previsiones antes de zarpar, ¿casualidades?

Hay que tener muy en cuenta que esto no es un viaje en coche en el que tú sabes exactamente cuántas paradas vas a hacer para repostar, el tiempo de esas paradas, puedes preveer si habrá tráfico o no, y hasta el rango de velocidades que llevarás. En nuestro caso, en la mar, y al ser travesías tan largas (casi 4.000 millas de ida y 3.500 de vuelta) dependemos de un sinfín de parámetros que son muy aleatorios y hacen muy complicado este cálculo. Viéndolo así podría contestar que sí, que son casualidades, pero viendo y analizando como se desenvuelve el capitán Manzaneque me temo que, a pesar de engordar su orgullo, debo decir que estas casualidades no me las parecen tanto. Es más camuflaría mi admiración diciendo que es la "suerte del audaz" como reza una de sus frases míticas.

Otra prueba significativa es la comparativa entre nuestra navegación en relación a la que están teniendo nuestros amigos del Selene III. Primero hay que decir que tanto Antonio, propietario, como Jorge, tripulante, son experimentados navegantes. El primero se dedica a alquilar su barco en largas travesías incluyendo 4 o 5 cruces del Atlántico. Vamos, que no son, ni mucho menos, unos "papa frita" como los que se ven por ahí y se hacen llamar navegantes.

Dicho ésto, comentaros lo importante que es una interpretación de un parte metereológico, tanto como tener bien preparado y pertrechado el barco para soportar condiciones adversas.

Como sabéis si habéis seguido el blog, ellos salieron 140 millas por detrás de nosotros (un día después). Optaron por tomar un rumbo más al norte del directo al estrecho, en contra de la decisión de Alfonso ganar Sur ciñendo para, días después, y a rumbo directo (Este) ser empujado con más comodidad por los previstos vientos del sur.

El primer día nos recortaron 40 millas. Hay que explicar además que su barco es ligeramente más rápido que el mío, "baltic 42" contra "etap 39". Nosotros nos vimos afectados por una corta calma que nos ralentizó durante varias horas. Ahí acabó su acierto. Aunque anduvieron bastante, al igual que nosotros, fijaos la diferencia de navegación de uno y otro:

Selene III, noches y días de mucho viento, 30 nudos o más, chubascos continuos que según sus palabras "nos dejan los trajes de agua empapados, olas que rompen en cubierta y lo anegan todo, la humedad del interior que hace difícil el descanso y la vida a bordo, y para colmo en la noche del domingo el piloto automático no puede con el fuerte viento y tenemos que gobernar a mano, justo cuando más fuerte llueve y con todo ya mojado".

Tal como ilustra la cita "es mejor estar en tierra deseando zarpar que en el mar deseando estar en el bar". En definitiva, un infierno.

Por contra, el Peter´s Boat, navegando a vela con máximos de 20 nudos que nos empujan con poco trapo a medias de 7 nudos y puntas de 9 nudos. Cielo despejado y sol radiante que nos permiten relajarnos, leer, escribiros los diarios, comer como Dios manda, descansar por la noche y vigilar en las guardias bajo cielos estrellados. Y encima recorrer las mismas distancias. De hecho, hemos vuelto a batir el record que hicimos hace tres días dejando la nueva marca en 170 millas en un día. En resumen, una maravilla, días que hacen afición y, en cambio, tan cerca, a tan sólo un grado de latitud y unos pocos de longitud, pasándolo tan mal.

Ésta no es más que otra prueba del buen hacer marinero del caballero legionario Manzaneque y mi piel tostada lo agradece.

Ya se me olvidaba, otra cosa que nos permite el buen tiempo es jugar a las cartas. Si, la "II Escoba Atlantic Champion" esta en su momento decisivo. Os recuerdo gana el que consigue nueve victorias.

Desde el viernes que os anunciaba el 5-4 a mi favor, ayer lunes recorté un punto de la remontada que sufrí, un parcial de 0-3 que le hizo colocarse con un alarmante 5-7 a su favor. Afortunadamente ayer reaccioné poniéndome a un punto, es decir al día de hoy que jugaremos dos partidas el resultado parcial es 6-7 favorable a Alfonso. Espero mañana seguir vivo en la competición. En realidad, soy como Rafa Nadal, le van los partidos largos.

Cambiando de tema, otra curiosidad y novedad. Muchos días hemos amanecido con peces voladores en cubierta. Ya hemos explicado en su momento cómo y porqué aparecen ahí. Pero esta vez, los polizontes han sido 3 calamares pequeños de los cuales os mando una foto. ¿Curioso no? No sabía que estos bichos saltaban hasta llegar a bordo del barco… hasta el último día aprendiendo.

Por último, el parte médico sobre el estado físico de nuestra pasajera, la paloma Micaela: no se teme por su vida, evoluciona favorablemente, come, bebe y su aparato digestivo funciona a pleno rendimiento… ¡Que suerte, Piti!

lunes, 24 de mayo de 2010

UNA CHICA A BORDO.

Sigue la cuenta atrás… 6 horas menos de guardias que me quedan. En las últimas 24h hemos bajado la media de millas recorridas. Precisamente arrancamos motor durante cinco horas debido a la ausencia de viento. A pesar de esta posible demora que afecta a nuestras estimaciones de llegada a destino, esperamos que la compensen los 15 nudos que nos empujan desde un largo todo el día, que junto con la ola, provocan hacer que el velero alcance puntas de 9 nudos y mucho tiempo por encima de 8.

Es momento de surfear y para ello le he quitado el mando al piloto automático y he cogido la rueda un rato para divertirme con esas planeadas sobre las olas.

Para tener una referencia de nuestra navegación, todos los días nos ponemos en contacto, de Iridium a Iridium (más barato) con nuestros amigos del Selene III, Antonio y Jorge, que salieron desde Horta (Azores) un día después que el Peter´s Boat. Esta noche, debido a la ausencia de viento nos han recortado 30 millas aunque es verdad que llevan dos noches seguidas cayéndoles "verdaderas mantas de agua encima", cosa que nosotros no hemos sufrido ni una gota a bordo. Aun así, es un aliciente más el tener una referencia con la cuál competir. Aunque ellos saliesen 140 millas detrás nuestra, es parecido a un "match race" ya que su barco (baltic 42) en teoría navega mucho más rápido que el mío. Su destino es Denia y tomaremos referencia hasta Tarifa. ¿Quién llegará primero?

La gran novedad del día de ayer, y que nos tuvo entretenidos un buen rato, fue la llegada de Micaela a bordo, ¡una chica al fin! No hay que escandalizarse, Micaela es el nombre que le hemos puesto a una paloma. Sí, una paloma ¡a 400 millas del punto más cercano a tierra! ¿cómo puede ser? Paso a describiros cómo ocurrió:

Estábamos finalizando nuestra partida diaria de la "II Escoba Atlantic Champions" cuando vimos sin fijarnos mucho un ave que rondaba el barco. Esto es hasta cierto punto normal porque se suelen ver gaviotas o una especie de golondrina blanca y otros pájaros. En un momento en que me tocaba barajar antes de la baza definitiva, Alfonso, que se había fijado mejor, dice alarmado "¡os-piii-s, si es una paloma!, ¿qué c-piii-ño hace aquí tan lejos?" Ella, ya había decidido que la referencia del Peter´s Boat era el lugar idóneo para posarse, más que el idóneo era el único. Pero la pobre no las tenía todas consigo ni mucho menos y se la veía cansada.

De repente desaparecía unos segundos para divisarla por la aleta de estribor, a metro y medio de agua y en línea recta remontando el ligero viento en contra que tenía. Pero cuando llegaba al punto de decidir en que lugar posarse para descansar es cuando se aturullaba. Lo intentó en el soporte de las antenas y Agapito (generador eólico) casi le hace filetes con sus aspas…

Vuelta a huir, desaparece y vuelve a aparecer de la misma manera en el enésimo intento. Lo consiguió en varios sitios como el arco del bimini (toldo plegado encima de la rueda), en un guardamancebo (como las barandillas para agarrarte en las bandas del barco), en el cabo de un rizo de la mayor, en el embolse creado en al parte de vela rizada. Sin embargo, ya habíamos decidido cogerla viendo que cada vez estaba más agotada después de tanto camino recorrido más las tentativas fallidas de abordaje. Ella, Micaela, era muy desconfiada y cuando se había posado en algún lugar y hacíamos el más mínimo movimiento extendía sus fatigadas alas y salía volando otra vez.

Cuestión de tiempo, no podía ir a ningún otro lugar y como decía Alfonso había que tener paciencia. Mientras yo, que ya sabía que antes o después la cogería, le pedía o más bien imploraba que no la echase en el arroz que nos hemos comido hoy si lo conseguía. Qué bien lo pasó el cab-piii-n haciéndome sufrir. Hasta que en una de estas llegó la ocasión.

Se había posado, como alguna vez anterior, en el pliegue de la vela rizada por sotavento (parte por donde sale el viento de la vela) con movimientos ya muy torpes. En ese instante, Alfonso, con ojos rojos cual lobo divisando su presa se puso en pié acercándose sigilosamente de puntillas, agazapado y oculto tras la parte de barlovento de al vela (por dende entra el viento) y en un movimiento fugaz… ¡ZAS! Dobla su brazo por debajo de la botavara y de un eficaz zarpazo captura la ya indefensa y derrotada paloma.

A partir de ahí, mi cara era tal como podría ser la de un gladiador vencido esperando ver hacia donde señalaba el pulgar del emperador romano y recibir el golpe de gracia. En ese momento, Alfonso dijo "ésta no pasa de esta noche", "¡nooo!, ¡clemencia!", pensaba yo. Sin embargo vuelve a decir "baja a por un poco de agua y pan mojado" y ahora sí celebro ¡siii, el pulgar apunta al cielo!

Después de los cuidados mínimos, la metimos en el baño, el lavabo con agua y, alrededor, pan mojado, para que se hidrate y descanse.

Más tarde, cuando acabamos y, ya en cubierta, analizamos la situación. El cazador benévolo me decía que había muchas posibilidades de que muriese de agotamiento esa misma noche por mucho que la diésemos de comer. Imaginaos el pobre animal volando durante más de 400 millas. Una autonomía que para nada es la normal en su especie.

Para todo esto tenemos varias teorías. Una es que estuviera en uno de los barcos que nos cruzamos como mascota de algún marinero chino que cuando Micaela le vio coger la cacerola saliese huyendo sin pensar donde podría ir en mitad del atlántico.

Otra posibilidad podría ser que se tratase de una paloma mensajera. Si, no os riáis, todavía existen aunque no lo creáis. Yo no lo creía, aunque no era ésta como las típicas que se ven en el retiro o en cualquier parque. Es diferente, no se, parece más atlética. Tampoco es muy viable esta hipótesis ya que el mar abierto no es ruta de ningún sistema de mensajería de este tipo.

En fin, sin resolver estas dudas hemos decidido intentar ayudarla, nombrarla mascota del Peter´s Boat y si vemos que tira para adelante o bien, dejarla libre a la altura de Tarifa o llevarla con nosotros hasta Benalmádena y allí le llevaría Alfonso al palomar de su cortijo para dejarla a sus anchas. Por cierto, admitimos ideas sobre Micaela.

Al día 23 de mayo y después de 24 horas a bordo puedo afirmar que Micaela vive… y caga ¡vaya cómo me esta dejando el baño!

Mañana os contaré la evolución de nuestra amiga. Buenas noches y feliz entrada de semana…, la semana final.

domingo, 23 de mayo de 2010

COMIENZA LA CUENTA ATRÁS.

A exactamente 555 millas de la capital de la Costa del Sol y actualmente en la posición Lat. 15º 50'N Long, 36º56'W nos encontramos en la mitad de la travesía de esta última etapa de nuestro viaje.

Estamos en disposición de dar una fecha de llegada. La estimamos teniendo en cuenta las medias de velocidad que llevamos y sopesando los partes que nos llegan. Eso si, en la mar cualquier prudencia es poca y dependemos de la variación de esas condiciones, prevemos llegar a Benalmádena a lo largo del miércoles 26 de Mayo, es decir, en 5 días con sus 4 noches intermedias. Eso se traduce un total de 24 horas de guardia por la noche, ¡uff!

Aun así, ya hay emoción, ya esta el gusanillo empezando a querer que vaya tachando días hasta ese momento. Ya hay ganas de ver a los amigos, a mis padres y hermanos, y cómo no, a Sole y a mi "little Pedro" que tanto echo de menos y que saludo con añoranza cada vez que me acuesto y me levanto mirando las fotos pegadas en mi camarote… ¡ya no queda ná, gitana!, ¡resiste!.

De verdad os digo, que es una sensación muy extraña, han sido cuatro meses inolvidables y aunque sé que voy a echar muchísimo de menos esta vida en el mar, no dejo de desear arribar y ponerme al tanto de todo lo que tengo por delante, tanto personal como laboral. Deberé tomar muchas decisiones que marcarán mi camino y ello será duro y estresante en muchos sentidos pero por otro lado tengo la ilusión y la determinación de elegir acertadamente por el bien de mi familia y el mío propio.

Para todo ello no he podido tener una mejor preparación mental que en este medio marino, con los mejores asesores posibles: el embrujo de las estrellas, la luna y el sol, la alegría y elegancia de los delfines ballenas y cachalotes, la picardía de los peces voladores, el veneno de las carabelas portuguesas, la intimidación de los tiburones, la nobleza de las tortugas, las caracolas con su ermitaño a cuestas, la libertad de las aves y, por qué no, también el granito de arena gastronómico aportado por atunes y dorados. Estoy seguro que de ésto sólo puede salir algo bueno… ¡amén!

El día de ayer, jueves, a pesar de ir a buen ritmo de navegación fue gris, tristón, feo, muy nublado y frío, vamos, los típicos días que no apetece salir de la cama o del camarote en este caso. Quizás, por esa nostalgia que producen días así se agudizan reflexiones como la anterior.

Bueno, vayamos al día a día. Hoy hemos realizado un text o ranking entre la tripulación para determinar cuál es el aparato nuevo, comprado para esta empresa, que mayor RENTABILIDAD ha tenido. Éstos han sido cinco: el Florentino (piloto automático de viento), Agapito (generador eólico), AIS (sistema de identificación por radio), Iridium (teléfono vía satélite) y Transpondedor vía satélite (posicionamiento real del barco).

La manera de puntuar del tribunal formado por Alfonso y yo ha sido repartir del 1 al 5 a cada aparato según cuatro aspectos a valorar: Fiabilidad, Uso, Precio e Importancia para toda la navegación y estancia a bordo. Siendo 5 el mejor y 1 el peor.

Una vez analizados todos los datos, concluimos que el aparato adquirido más RENTABLE para esta aventura transoceánica es el Teléfono Vía Satélite.

Éste ha sido y es fundamental para tener comunicación con tierra, contacto familiar, posibilidad de entrevistas radiofónicas desde mar abierto, recepción de mensajes sobre noticias o descargas de partes metereológicos, y emisión de estos diarios para el blog, primero a marca.com y segundo a la Bitácora del Peters Boat.

Salvando los problemas iniciales de configuración ha ido de maravilla. Ahora bien, seguro que me caigo de espaldas cuando vea la factura.

En segunda posición nuestro querido Agapito, el generador eólico. También básico para dar energía y cargar las baterías que alimentan todos los aparatos electrónicos de abordo, que no son pocos e importantes. Se hace más importante si cabe cuando en el Caribe apenas hemos tocado puerto para conectar el barco a la red eléctrica y el gasoil no ha sido muy abundante.

Tercer lugar para Florentino, el piloto automático de viento, imprescindible también aunque su alto precio y menor uso le ha sacado del liderato.

El Transpondedor que emite la señal de nuestra posición al satélite fue importantísimo para nuestro seguimiento, muy fiable pero relegado al cuarto puesto ya que es lo más prescindible que podemos llevar.

En última posición, el AIS. Aunque es una seguridad muy grande contar con él a bordo, sobre todo para ver a los gigantes del mar y sus datos de navegación (ya que no debemos confiar que ellos hagan lo mismo con una embarcación tan pequeña a su lado) y recomendamos encarecidamente su uso sobre todo para medias y grandes distancias. El hecho de que sea sólo receptor y que fue montado a última hora, por estar agotado el emisor-receptor que queríamos, ha causado que sea lo menos valorado.

Este ranking en general no significa que nos hayamos arrepentido de adquirir alguno de estos aparatos, de ningún modo, todos y cada uno han sido y serán básicos para futuras navegaciones e indispensables según nuestro parecer. Y si el bolsillo acompaña seguirán a bordo de nuestro querido Peter´s Boat, por su bien y por el mío.

Sin más, me despido hasta mañana deseando buena suerte futbolera a los béticos del universo en su persecución del ascenso.

Y cómo no, un recuerdo muy especial a mis muchachos, mis porterazos del Málaga, a acabar bien la temporada… ¡fuerza y a por ellos! Os veré a la vuelta.

viernes, 21 de mayo de 2010

POLOS DE LA TRIPULACIÓN COMO PREMIO A VUESTROS COMENTARIOS.

Una cosa que me apetecía hacer desde que esta aventura se encontraba en su fase de preparación es la de interactuar con los más o menos que están siguiendo nuestros pasos. Para ello, quiero regalar varios polos como los que llevamos la tripulación a bordo del Peter´s Boat.

Por lo visto, allí en el Caribe es muy normal que cada propietario serigrafíe camisetas con el nombre de la embarcación, logo, dibujo del barco, patrocinadores si los hubiese y cualquier cosa con la que se identifique. Cuanto más caro es el barco, o más caché o más pijo, esa serigrafía se extiende a polos, bermudas, pantalones, etc.

Como comprenderéis no iba yo a ser menos. Y aunque mi barco es más bien modesto en comparación con lo que se vé por esas latitudes, yo quería a mi tripulación tuneada. También es muy normal llevar esas camisetas para intercambiar con las de otros barcos de gente que has conocido y has congeniado. En fin, de recuerdo.

Hay que especificar que llamo tripulación del Peter´s Boat, tanto a Alfonso y yo, como a todas las personas que han permanecido a bordo del barco en algún momento del viaje. Para ellos fabriqué polos de varios colores de la marca deportiva HO, con los logos de los patrocinadores principales, el dibujo del barco en la espalda y la bandera española, en pequeño, en una manga. Realmente quedé muy contento del resultado, ¿qué os parecen?

A parte de estos, la firma ARROWS, nos surtió de ropa de calle, de muy buena calidad y elegante para aquellos actos en los que el protocolo dice que hay que ir más presentable, por ejemplo, el día de la reunión con el linier del España-Corea en la embajada de España en Trinidad & Tobago, fiesta de entrega de premios de la "Antigua sailling week", y otros. Aunque a decir verdad nos gustaron tanto que la llevábamos puesta casi siempre.

Volviendo al principio, mi idea es la de, por un lado, sortear tres polos de la tripulación, como los de la foto, entre todos los que habéis comentado cualquier entrada en este blog desde que zarpamos de la isla caribeña de Antigua hasta Málaga. Y por otro, hacer un ranking de comentarios en los que premiaremos varias categorías: el más original, el más cañero (crítico) y la persona con más numero de ellos. Animaros, ya que a parte de los polos de la tripulación del Peter´s Boat hay ropa de ARROWS y regalos que facilita el Ayuntamiento de Benalmádena.

No olvidéis dejar algún contacto, email, Facebook, etc para que podamos mandároslo. O, mas fácil, sí venís a recogerlo a Málaga os enseñaré el barco con paseíto incluido. ¿Qué más queréis?

Una vez hecho el anuncio, un breve apunte de la situación de navegación actual a nuestras 18:30 horas (-1 que en España).

Con la proa al 100º, navegamos a motor desde las 04:30 que desapareció Eolo, día estupendo, mar como una balsa de aceite. Posición Lat. 37º 48'N Long. 21º 25'W, a 770 millas de Tarifa, referencia nuestra en el estrecho y esperando los previstos vientos del Norte que de hecho ahora mismo parece que están empezando a entrar.

Una cosa más digna de mención en cuanto a la noche de ayer es la cantidad de mercantes con los que nos cruzamos. Tanto en mi guardia como en la de mi compañero contabilizamos cinco. Uno de ellos nos cruzó por la proa a 0'8 millas. No hubo riesgo de abordaje ya que se veía claro que pasaba él antes. Aun así, ya estaba de pie a la altura del palo con el foco pirata para mandarle una ráfaga de potente luz, al igual que a las velas de mi barco.

Sí me llamó la atención que desde que lo divisé en el horizonte hasta que nos cruzó delante nuestro pasaron tan sólo 25 minutos. Conclusión que saco: a partir de ahora una cabezadita en la guardia se puede pagar muy cara, así que ¡Koke espabila!

A bordo, nuevamente, al igual que en el cruce de ida hacia Trinidad, se ha convertido en una costumbre la partida diaria de "escoba" o como nosotros llamamos el "II Escoba Atlantic Champion". En esta ruta ya está la contienda más igualada, no como la goleada a favor de Alfonso de la edición anterior que le hizo proclamarse a bombo y platillo el "Valentino Rossi de la Escoba". He aprendido rápido y puedo afirmar y afirmo que el campeón esta contra las cuerdas. Resultado, 5-4 a mi favor. ¡Se admiten apuestas!

Se me ocurre que haremos una porra, regalaré otro polo al que acierte el resultado final. Jugaremos un total de 8 partidas más antes de que lleguemos, por ello el ganador será el primero que consiga 9 victorias. El domingo cerraré las apuestas y a partir de ahí informaré día a día de la evolución del campeonato.

Sin más hasta mañana, un día más… un día menos.

miércoles, 19 de mayo de 2010

NUEVO RECORD DE MILLAS RECORRIDAS.

¡Qué gran decisión la de aplazar la salida! De esos días que el capitán Manzaneque está inspirado y no queda otra que felicitarle… aunque se ponga gordo y saque pecho.

Ese día de espera en Horta, con las ganas que teníamos de zarpar, significó cambiar un muy desapacible día con fuertes vientos, mar formada, lluvia y niebla en muchos puntos por la salida fugaz que hicimos ayer martes.

Es cierto que mientras estuvimos en la zona de influencia de este archipiélago de islas que forman las Azores, tuvimos un viento importante, con fuertes rachas que cargaban y hacía escorar el barco una barbaridad. Previendo ésto salimos con dos rizos en la mayor y génova enrollado 1/3 para evitar que estas rachas sorpresas nos hicieran romper cualquier cosa abordo.

La verdad, fue duro, o mejor dicho cansado, ya que pasábamos de una racha de 40 nudos a estar a sotavento de una de esas islas y encalmados. Sucedió más o menos así:

"¡Racha! 25-30-35-40 nudos, largar mayor, enrollar génova, cazar burda, rueda a mano" (el piloto se iba de rumbo a consecuencia de su fuerza)… pasó la racha.
"Ahora 12-15 nudos, cazar mayor, sacar génova, quitar un rizo, activar piloto automático". Se estabiliza.

Pero dura poco, por la amura de estribor y desde el final del abrigo de la isla se vé acercarse rápidamente una racha fuerte en forma de color más oscuro del agua con sus característicos borreguitos. Otra vez, coger 2º rizo: Koke al mástil, a enganchar el mosquetón en la argolla, vuelta a cubierta, izar mayor, cazar 2º rizo (todo ello a golpe de riñón al manubrio del winche). Largar genova para que pueda enrollar, con toda la fuerza posible tirar del cabo que guarda la vela contra la resistencia del viento en la lona. Aquí esta la racha, tensión, parece que todo OK, el barco la soporta con creces, estable pero inquieto, sobrio pero ágil, le ayudamos largando escota de mayor, sube el viento, también la velocidad, la punta máxima que vieron mis ojos en todo este "quehacer" fueron 8.7 nudos y 47 n de intensidad del viento. Habrá que contrastarlo en la electrónica donde se reflejan esas máximas.

Amaina nuevamente, esta vez hasta quedarnos sin viento, en lugar de quitar trapo arrancamos motor, nos tomamos un respiro y aprovechamos para hacernos algo de comida rápida. No sabemos cuando parará esta inestabilidad en el viento y comemos antes de lo normal por si vá para largo. Menú: bocadillos de pate de Jabugo con tomate o con confitura de ciruela (comida rápida pero sin privarnos de nada).

Efectivamente, sin tiempo para quitarnos los berretes de los labios vemos que el velero sueco que nos precede a media milla escora agresivamente con una nueva racha. ¡Allá vamos!, ¡preparados! El barco es un campeón, cómo navega también en estas condiciones, es duro pero nos pone a prueba: el sable del trozo de mayor que está rizada golpea contra la botavara. Hay que pasarlo por barlovento para evitar el golpeo. A todo ésto, esa parte de la botavara y hasta su mitad está a la altura del agua ya que la vela esta largada haciendo la operación muy delicada (no podemos cazarla ya que, si lo hacemos, el barco escorará forzándolo mucho). La tenemos casi encima.

Anemómetro a 20 nudos y subiendo. De pié, en la banda de babor, con una mano en la botavara intento pasar la zona de la vela donde está el sable rebelde al otro lado, me cuesta mucho, llega Alfonso dejando la rueda al piloto automático, entra la racha, 30 nudos y sigue subiendo, el barco orza (se va hacia la dirección del viento) y escora. La cubierta de sotavento con mis botas encima de ella esta cubierta de agua, unos 10 centímetros. Nos olvidamos del sable amarrándonos a la botavara con las dos manos esperando que el piloto automático reestablezca el equilibrio ya decidimos dejarla así hasta que amaine.

Solo faltaría que nos caigamos los dos a la vez al agua. Las medias de velocidad son altísimas. Hasta que se tranquilizó todo estuvimos concentrados, atentos, en tensión y con una dosis de adrenalina que nos hizo disfrutar de lo lindo."

A lo mejor os estáis preguntando, "pues no parece muy acertada la decisión de atrasar la salida si, tan sólo un día después, zarpamos con esta metereología".

Si es así, no esta mal encaminada vuestra duda. Sin embargo, hay que explicar que estas condiciones son típicas y normales entre las islas de las Azores: rachas fuertes de viento que cogen carrerilla entre el canal de las islas, de repente una parte de tierra te desventa hasta la siguiente. Así, una y otra vez, hasta llegar a la isla más oriental, San Miguel, a 150 millas de distancia de Horta.

Para partir un día perfecto de verdad posiblemente nos habría llevado una semana de espera.

En la penúltima entrada del blog "Aplazamos la salida" explico que nos olvidaremos de parar en San Miguel y así tomamos rumbo directo al estrecho con un más cómodo ángulo de entrada del viento al barco, según informaban los partes. Además, esa malísima visibilidad del lunes nos echó definitivamente para atrás en nuestra postura inicial. Una última, e importante causa fué también la borrasca que entraba desde el Oeste a las Azores y que hubiera empeorado las cosas.

Pero, por encima de todo, lo que afirmó definitivamente nuestro cambio de decisión fue cuando dejamos atrás la última isla antes de llega a San Miguel a las 4 horas de zarpar. Confirmamos que el viento se estabilizó en 20 nudos constantes y con un mar rizada que nos entraba por el través haciendo que el barco volara literalmente sin apenas balanceo. A esto le sumamos que las nubes se esfumaron y el sol se preparaba a regalarnos un ocaso de exposición.

No bajamos durante el día de 7 nudos (más de 5 minutos seguidos). Por la noche igual 7.3 – 8 nudos.

Las guardias, sin problemas. A las 9 de la mañana comprobamos las millas efectivas realizadas y celebramos la suma de ¡167! ¡Vaya sprint!. Nuevo record de un Peter´s Boat que cada vez nos sorprende más.

El día de hoy es otro regalo. Según los partes nos quedaríamos con tan sólo 7 nudos de viento del Sur. Y así fué pero, después de navegar a 2- 3 nudos de velocidad a vela durante dos horas, dijo Alfonso: "son las 12h, ponemos los datos en la bitácora, señalamos la posición en la carta náutica y arrancamos motor".

A poco de decirlo, extrañamente, empezó a crecer una brisa que se fue estabilizando en 15 nudos y que nuévamente nos meció hasta ahora mismo, las 20:36, en que os escribo a 7.1 nudos bajo un sol radiante y ante el bip del Iridium que nos anuncia el primer gol del Sevilla en la final de la Copa del Rey.

Todo ésto ha hecho que muy posiblemente estos dos días hayan sido de las mejores singladuras desde que salimos de Málaga. Una delicia. A buen seguro lo echaremos mucho de menos cuando lleguemos ene apenas una semana. En fin, a disfrutar mientras podamos.

Para despedir hoy este blog, me gustaría desear suerte en su travesía de vuelta a Denia al Selene III y a sus tripulantes Antonio y Jorge con los que compartimos en Horta buenos ratos, comidas, cervezas y charlas náuticas y no náuticas. Ellos salieron hoy, justo un día después. ¡Buena proa, marineros!

lunes, 17 de mayo de 2010

PALO CONQUISTADO.

MAKING OFF GRAFFITI.

Por supuesto, toda obra maestra precisa de un making off.
Así empezó y... así quedo, ¿qué os parece?

Venga animaros, que los que comenteis vais a tener una
sorpresa también en forma de regalo al llegar a Málaga.
Como en toda mi carrera, acepto críticas.

En próximos blogs os daré detalles sobre esa sorpresa que
tengo en al cabeza y que os va a gustar.

APLAZAMIENTO DE SALIDA HASTA MAÑANA MARTES.

Seguimos en Horta con un tiempo de perros. La idea o estrategia decidida en el día de ayer, después de hacer las compras necesarias y cargar depósitos, era zarpar esta misma mañana temprano, como le gusta al capitán Manzaneque. Por delante 150 millas hasta la isla de San Miguel en el mismo archipiélago de las Azores, es decir, para llegara allí mañana sobre el mediodía.
Sin embargo, esta mañana a la hora prevista y después de mirar el último parte decidimos aplazarlo para mañana martes 18. Así nos olvidaremos de San Miguel y haremos rumbo directo al estrecho con lo cual evitaremos una ceñida terrorífica, dando saltos, lluvia, frío, vaya una tortura. Total para llegar y luego salir al día siguiente.
Además, el aplazamiento hasta mañana y poner rumbo directo nos hará navegar de un largo, o como mucho de través, en lo que salimos de las Azores y después prevemos calmas y días tranquilos hasta el estrecho, que esperemos nos reciba con ponientes ya que lleva varios días de levante. Aunque de mi experiencia de jugar en el Cádiz saco que el levante es muy capaz allí de estar 3 o 4 semanas entablado y dando caña.
En fin, hoy lo hemos dedicado a hacer los pequeños arreglos y revisiones pendientes para realizar en San Miguel. Para ello, volví a subir al palo, ya soy un autentico mono trepador, y sacar alguna foto del lugar además de inspeccionar la jarcia que es de lo que se trataba.
También he pintado. Es una costumbre de los navegantes en estas islas. Llegan siempre de paso, están unos días y dejan su sello de recuerdo en forma de las pinturas más variadas. El tema de ellas esta claro, su barco, su nacionalidad, el año en que la hicieron y algún otro dibujo sobre el mar.
Y yo no iba a ser menos, aunque no me estruje mucho la cabeza, lo tenía claro. Unos vecinos de un barco de al lado, matrimonio jubilado sueco, el hijo alemán de nacimiento y la novia peruana acabaron su recordatorio colorista y nos dejaron todo el kit de pintura con lo cual no tenia escusa… a poner a prueba mi destreza… uff, como dice Alfonso "tiene un buen lejos". Vosotros mismos.
Ahora son las 9 de la noche locales y nos vamos a despedir de Azores con un bife de ternera que hacen aquí que esta para morirse. Ya que hasta 8 o 9 días a partir de mañana que está prevista la llegada a Benalmádena no podremos comer carne.
Por cierto, observaréis la sudadera que llevo puesta y que no me la he quitado en todo el día en homenaje al Málaga por su hazaña, no era nada fácil. Estábamos todos muy asustados, la verdad.
Lo escuché en un bar de aquí con wifi gratis (algo muy normal aquí que a ver si se extiende a España) y sufrí como pocas veces lo hice. Pero se consiguió y soy feliz por ello y sobre todo por oír a mis amigos aliviados.
Mañana os seguiré manteniendo al tanto de la última etapa y definitiva de toda esta aventura que cumplirá cuatro meses el día 24. Esta vez desde alta mar, saludos, besos y abrazos para todos.

viernes, 14 de mayo de 2010

REGALOS DEL DIOS DEL MAR.

Se confirma, entonces, las sospechas del buen ánimo que tiene Neptuno gracias a las alegrías de su apadrinado Atlético de Madrid. Por la tarde, llegaron los presentes en forma de una tarde espectacular, buen viento que hacía navegar el barco con una pequeña escora en un mar llana y sin hacer el más mínimo balanceo.
 
Pero, aparte de eso, lo más destacable fueron los dos cachalotes enormes que nos mandó y que se cruzaron, sobre todo el primero, a unos 5 metros de nuestra proa. Debería estar durmiendo o en fase de baja energía ya que apenas se movía de la superficie. Lo divisamos unos 200 metros antes, mientras mirábamos al velero "Hippy", noruego, que nos adelantó (iba con motor encendido el muy tramposo) y con el cuál conversé en mi depurado inglés durante unos minutos por el VHF. Justo por la popa del compañero de travesía escandinavo, vimos sorprendidos un resoplido del animal en forma de fumarola de agua lanzada hacia arriba, con el típico sonido que desprende. Enfocamos bien los ojos y vimos una mancha marrón enorme en la superficie deslizándose muy despacio. Seria un poco más grande que el barco, unos 15 metros.

Según avanzábamos, Alfonso y yo situados en la proa para verlo más de cerca, veíamos que lo íbamos a abordar. En el último momento Alfonso fue a la rueda para encender el motor y es entonces, a menos de 30 metros, cuando parece que despertó o espabiló y avanzó sumergiéndose con un golpe de cola. Al final lo dejamos por la banda de estribor, ya os digo, a unos 5 metros.

El segundo cachalote, nos cruzó esta vez por la popa pocos segundos después al mismo ritmo y en la misma dirección que el primero.

Ahora es el momento en que lo más incrédulos piensan "ya esta el Koke contando películas…" pues sí, es cierto, las cuento porque esta vez sí que lo pude grabar todo. Y os lo mostraré, aunque deberá ser en el grupo del Facebook ("Aventura Atlántica a vela de Koke Contreras") ya que es muy pesado y el blog no lo admite.

Otro regalo que, aunque os pueda parecer una tontería, para nosotros ha sido muy valioso es el viento que tuvimos ayer jueves del SE, 10 nudos de intensidad que según los partes debería ser de calma absoluta y que nos van a hacer, además de ahorrar el poco gasoil que disponíamos, recorrer unas millas que no contábamos con ellas y que evitara, si nuevamente el Dios quiere, llegar a destino de madrugada con los inconvenientes que eso conlleva.

Ahora a las 17:30h nuestras (-3 horas con respecto a España) nos encontramos a 160 millas náuticas de Horta, en la isla de Faial, en Azores.

Una de previsiones: mañana esperamos vientos de 25 nudos del S. De hecho ahora ceñimos con 15 nudos de este mismo cuadrante y al 100º de rumbo para ganar algo de barlovento y así cuando entre más viento no ceñir tanto, caer un poco para poder arribar a destino con un rumbo más cómodo.

Esperamos hacerlo al amanecer de mañana sábado, culminando así la 5ª etapa de esta aventura y batiendo mi marca personal de permanencia en alta mar con 19 maravillosos días.

Por tanto, me despido hasta mañana con un deseo muy intenso: poder escribiros desde la terraza del "Peters" y con una cerveza bien fría en la mano brindar por la permanencia del Málaga en primera división.

 

jueves, 13 de mayo de 2010

NEPTUNO ESTÁ CONTENTO.

Como para no estarlo, y mucho. Han pasado, si no me han informado mal, 14 años que Neptuno, en su plaza de Madrid, no recibe visita alguna y ayer desempolvó y vistió con sus mejores galas rojiblancas.

Nosotros nos hemos visto beneficiados, cual mujer en domingo por la noche cuando el equipo de su marido a ganado su partido… ya sabe lo que toca.

Beneficiados ya que ese buen rollo que tienen el Dios del Mar con su Atleti nos lo traslada a bordo del Peter´s Boat en forma de mar calmada, apacible y, esperamos, también caiga algún manjar en la caña.

Por cierto, Alfonso, atlético de los que desean sufrir, está muy orgulloso ya que es de los pocos colchoneros que están celebrando este merecido triunfo en el auténtico reino del Dios Neptuno, el Mar. Aunque ya avisa: "si son capaces de ganar también la Copa del Rey, automáticamente me borro dos años del Atlético de Madrid".

Yo, particularmente, me alegro también por varias razones: Primera, por mis amigos "indios" que tanto han esperado un éxito así. Segunda, por mis excompañeros en este equipo, el mister Quique, compañero mío de jugador en el Madrid. ¡Que milagro el suyo! Y Juanito, el central compañero en el Betis, ¡enhorabuena capi!
Tercera, me encanta cuando un equipo es tan discutido, tan polemizado, cuyos profesionales sufren tantas críticas, presiones, injusticias e incluso faltas de respeto y en esa misma temporada consiguen un éxito tan rotundo partiendo la cara a todos esas voces "sabias" que ahora harán como si fuesen ellos sus descubridores. Son lamentables.

Cómo disfruto con esta situaciones. Véase el ejemplo de Luis Aragonés en la selección Española el mismo año de la Eurocopa, la última liga que gano el Madrid (apalearon hasta el apuntador) y tantos y tantos casos. ¡Muy bien hecho, muchachos! Por ello, y recordando que ha sido el único equipo capaz de ganarle al Barsa en liga este año, grito ¡forza Atleti, a por la Copa!

Lo siento, Pablo, pero lo de "…mil rayas son rojiblancas que llevo en el corazón…", ésto si que no lo puedo cantar. Todavía tengo principios.

CINCO ESPAÑOLES, UN CHINITO Y UNA DINGHY.

Pensé llamar a esta parte "prologo" pero, como escuché alguna vez, éste se escribe después, se pone antes y no se lee ni antes ni después.

En esta serie de entradas al blog con este título os relataré el final de mi estancia en tierras caribeñas, en concreto los últimos 10 días. Los personajes que las protagonizan son los que os describo a continuación:

Comenzamos con el término más sajón y más largo de explicar: "Dinghy". Sencillo, así le llaman en el Caribe a lo que nosotros llamamos zodiacs o, más técnicamente, neumáticas. En España, incluso me atrevo a decir en el Mediterráneo en general, no solemos darles tanto uso como en el Caribe. Aquí son imprescindibles. Por mucho barco o yate que tengas, si no dispones de una dinghy lo más tuneada posible, no eres nadie. Verdaderamente, me he dado cuenta que el mundo de las dinghys, en el Caribe, toma la dimensión de submundo digno de estudio o tesis sociológica. Más adelante profundizaremos en ello.

Otro gran protagonista de esta aventura es nuestro "chinito", el gran compañero y pareja de la dinghy, el motor fueraborda. Es un cuatro tiempos de 2.6 CV que fue la máquina de precisión que nos impulsaba de un lado para otro. Imaginad su país de procedencia… bien avispaos, de China. Lo compré porque costaba exáctamente la mitad que un Yamaha que es el número 1 de los fueraborda y reyes del Caribe, autentico banco de pruebas de estos motores.

Según me asesoraba en Málaga, donde lo compre, me dijeron que "es imitación calcada (como no al ser chino) de los Yamaha, con las mismas piezas y todo". Y yo, para el uso que le voy a dar en verano en la capital de la Costa del Sol y alrededores, me compensaba de sobra así que le dí una oportunidad al recién bautizado "chinito" ahorrándome unos 600€.

¡Y vaya si acerté!, nos ha ido de maravilla, exceptuando algún problema causado por el descuidado amo. Un aparato exclusivo, éramos los únicos por allí con uno de esta marca y notábamos las miradas de envidia de los propietarios de los lujosos yates queriendo poseerlo. Los interesados en saber la marca, haced algún comentario haciendo referencia en este blog y os diré todos los datos. Así os incentivo a comentar cosas en el blog que me dicen que estáis un poco sosos.

Es buen momento de explicar por qué en el Caribe es fundamental este pack dinghy-fueraborda. Allí, el 99% de los cruceristas (ya sea en propiedad o de alquiler) navegan de fondeadero en fondeadero, hay tantísimos, tan bellos, tan dispares y tan fáciles que esa es la filosofía: no entrar en puerto más que para cargar combustible, agua o dejar el barco si has alquilado uno.

Para ello están súper preparados los restaurantes, tiendas, comercios en general, playas, etc. que facilitan el acceso y amarre de las dinghys a sus negocios con los llamados "dinghy docs". En todo pueblo costero lo tienen, no hay restaurante que se precie, que no disponga de uno bien hermoso, están por todos lados. Y no me refiero a cuatro maderas formando un cutre-embarcadero, sino auténticas construcciones sólidas, firmes y grandes para dar cabida a la multitud de ellas que acuden.

En éstos, en los más populares se pueden juntar decenas y decenas de ellas. Puedes llegar por la mañana, te vas de excursión, por ejemplo, y cuando llegas por la tarde la tuya puede estar en 3ª o 4ª fila. Pero no es difícil ni incómodo, todo lo contrario, mola el método, los paseos que te das en ella y la accesibilidad que te dá para ir casi donde te propongas.

Sin embargo, a diferencia, en España lo más normal es desplazarte de marina en marina usando la neumática únicamente para acceder a la playa. Es cierto, que aunque existan en nuestro país miles de playas y calas preciosas, la mayoría no están suficientemente bien protegidas para fondear cómodamente en ellas. Otra pega es el tiempo, allí se usan durante todo el año y aquí únicamente en verano, mientras que en invierno los temporales hacen que los costes de mantenimiento sean grandes o sino se echan a perder rápidamente. Es otra cultura para los amantes del mar y el disfrute de su entorno que la hace muy atractiva.

Simplemente queda ya presentaros a esos cinco españoles de los que os hablo en la entrada. Dos los sabéis, Alfonso y yo. El resto son Ale, Pablo y J.J.

Ale os sonara de los diarios que enviaba a marca.com ya que es el dueño junto con Miguel de "La Viña de Ale" y que nos ha servido el mejor jamón ibérico que hayan visto aguas caribeñas. Pues él, junto con su hermano Pablo forman el dúo Zipi-Zape que tan famosos fueron, no en los cómics, sino en Torremolinos. El tercero en discordia J.J. o también llamado "dosvecesjota" es el primo de ambos. Los hermanos, al ser ya sus segunda visita a esta parte del Caribe, llevaban mucho aprendido y era hora de poner al día a J.J. en las artes marineras y de caribear. Actitud tiene desde luego.

Acabadas las presentaciones acabare el diario con la situación actual de navegación y previsiones:

Seguimos ciñendo con viento 13 nudos del Este a casi 6 nudos de velocidad y afortunadamente desaparecen los pantocazos de este pasado día y medio, ya que el mar esta más apacible. Nuestro rumbo y posición real la podéis ver en la sección "webs amigas de este blog.

Las previsiones nos confirman que mañana el viento será flojo y se irá yendo hacia el Sur hasta que el viernes suba a 25 nudos del mismo componente. Así que, seguiremos ciñendo hasta llegar a Horta, destino decidido finalmente para la escala.

Ahora os dejo que el lejía Manzaneque está de los nervios con su Atleti que se juega en 15 minutos la primera final del año, la UEFA…

¡Suerte a todos y en especial a Ale, Pablo, Amador, Dani, Juan Carlos y a todos los indios del Manzanares!

miércoles, 12 de mayo de 2010

A RITMO DE PANTOCAZOS.

No señores, no es un grupo musical. Llevamos un día entero, y lo que nos queda, ciñendo a morir. Y por eso el diario de hoy va a ser muy corto. Es una auténtica tortura escribir así, lo he intentado pero estar en cubierta con el cuaderno y acertar ya solo a poner el boli en el renglón correcto es toda una odiséa. Imagináos cómo es dentro del barco, en la cabina. Parecemos monos, de liana en liana, siempre agarrados de alguna asidera y pobres si nos soltamos. Es lo que toca. Lo cierto, es que tenía ganas de ver el mar un poco enfurecido, y aunque no es la "tormenta perfecta" impone muchísimo. Eso sí, es agotador.

Lo peor de todo son los pantocazos que se vé el barco obligado a dar: llega una ola como una montaña y la que no rompe contra el casco provocando un sonido seco y terrorífico, rompe en la cubierta llenándolo todo de agua, que, por cierto, no tiene la temperatura del caribe ni mucho menos. Y la que no rompe hace subir el velero como a lo alto de la rampa de una montaña rusa y cuando la proa dobla el seno de la ola cae fulminada acompañada por el resto del barco hacia el valle de la siguiente propinando un golpazo que en el argot se denomina pantocazo (la zona de contacto es el pantoque).
 
Para que os hagáis una idea, sobre todo, los que no habéis experimentado una situación así, es como si estas tumbado en la cama, esta la levantan un metro y la dejan caer a plomo al suelo… ¡bum! Golpazo seco que hace estremecerse toda la habitación.
 
Ahora estoy algo acostumbrado pero al principio, cada vez que llegaba un pantocazo, esperaba unos segundos para ver por dónde se iba a partir el barco, es una situación espeluznante. Al final, después de tantos y tantos te acostumbras y, aunque el barco está preparado para ello, intentamos evitarlos.
 
¿Y para dormir así? Imposible. Llevamos dos noches sin apenas dormir. Cuando ya estás apunto del coger el sueño, ¡bum! ¡Otra vez! Con un acto reflejo levantas la cabeza para ver cual es la reacción posterior del barco hasta que te relajas y vuelta ha empezar. También para comer es un hándicap. El primer día de la ceñida directamente no comimos. No nos apetecía lo mas mínimo meternos debajo a cocinar. De hecho hasta se nos quitó el hambre. Al día siguiente, sin tampoco mucha voracidad, nos comimos algo rápido de hacer, bocadillo de paté y mermelada de ciruelas y cereales y en seguida arriba.

Según los partes de que disponemos hoy, aunque sigamos ciñendo, bajará el viento hasta el viernes que entra del sur con 25 nudos otra vez así que tenemos que ganar todo el Este posible para no ceñir en esas condiciones y ya con nuestros cuerpitos bastante castigados.

Para despedir, hacer un último esfuerzo y desear mucha suerte a nuestro amigo Rafa que en su Corfu zarpa el día 14 de este mes desde el puerto de Benalmádena y recorrerá el mediterráneo hasta llegar a las islas griegas donde pasará la estación estival con amigos o con clientes que quieran pasar unos días maravillosos por esas aguas. Poner en Google "corfuboat" y buscáis su blog para que le echéis un vistazo. Os doy también su correo por si deseáis más información y os animáis a pasar unas vacaciones inolvidables: corfuboat@hotmail.com

Buena proa te desean tus amigos a bordo del Peter´s Boat y esperamos hacerte una visita este verano… aunque mi cupo de vacaciones de este año me lo he pasado diez pueblos.

¡Mucha suerte para los Atléticos hoy en un día histórico!

 

lunes, 10 de mayo de 2010

BALANCE TRAS LA SEGUNDA SEMANA DEL "TORNAVIAJE".

"¡Dos semanas de viaje ya!", nos hemos dicho esta mañana al terminar las guardias de la noche de ayer. Parece increíble cómo pasa el tiempo y nos pone a la mitad del viaje cuando parece que estábamos ayer mismo haciendo la compra de verdura y fruta en el mercado central de St. John´s en Antigua.

Es una buena fecha para hacer balance de cómo llevamos la travesía. Nos quedan aproximadamente 670 millas para la isla de San Miguel en las Azores y 550 para la isla de Faial, del mismo archipiélago. A pesar de que la primera de ellas era el destino fijado en su momento para la escala previa y habitual al hacer el "tornaviaje", así se llama la travesía de regreso a Europa desde el Caribe, es posible que según como se está desarrollando la metereología, y sobre todo lo que está por venir, nos haga cambiar de destino por el de la segunda isla nombrada, Faial. Ésta está un día antes que la primera y debido a la escasez de combustible y, fundamentalmente, a que vamos a tener el viento desfavorable a partir de esta misma noche, cada vez vá ganando terreno esta opción en detrimento de la más lejana San Miguel.

La situación en cuanto a viento se refiere es la siguiente: durante la singladura de ayer navegamos, después de pasar las calmas, con vientos portantes del Oeste que si bien no eran muy intensos, unos 12 nudos, nos hacían deslizarnos a orejas de burro y en menos de 24h hacer 135 millas. Hoy lo hacemos con un viento que roló al N y nos hace ceñir con más viento, 15-18 nudos, con dos rizos, 1/3 de génova enrollado y prácticamente a rumbo directo.

Las previsiones nos chivan que esta noche volverá a rolar, esta vez al Este y con más intensidad. Lo peor que nos podía pasar (descartando las tormentas, borrascas, por supuesto). Eso nos va a obligar a virar y poner rumbo al Norte hasta esperar el mejor momento para volver a virar y seguir a rumbo directo o al menos el más cercano. En definitiva, una situación totalmente anómala a la habitual en estas latitudes y en esta época del año que en condiciones normales deberíamos estar desde hace tiempo con vientos del Oeste y disfrutando de la navegación con esos vientos favorables que nos hubieran llevado a rumbo durante la mayor parte de la travesía.

En cuanto a incidencias del barco se pueden enumerar algunas que, si bien no son graves, debemos estar atentos y en Azores hacer algunos arreglos e inspecciones. La más delicada es el escaso gasoil que tenemos. Disponemos únicamente de ¼ de depósito y más de 500 millas por la proa. Las inusuales calmas han dejado secas todas las petacas de respeto que llevamos. Aunque es un contratiempo, no es del todo grave ya que lo único que nos conllevaría es, en caso de nuevas calmas hacia Azores, un retraso en la llegada. Otra incidencia a observar es la driza de la mayor. A 2 metros por encima del puño de driza hay un descosido a menos de medio metro de otro que ya se reparo. Debemos verificar qué causa esos rozamientos ya que perjudicaría mucho una rotura de la driza en esa parte con un mar algo movido.

En cuanto a los chirridos del palo, ésta es una buena noticia, han dejado de sonar. Pensamos que solo se producen cuando está toda la vela izada. Hemos detectado que cuando tomamos algún rizo deja automáticamente de oírse esos molestos y preocupantes ruidos en una parte que es vital para el velero. Al menos dimos con el por qué, y ya en casa veremos la solución.

Como incidencia meteré también el hecho que no sacamos nada de pescado decente para comer. Tan solo las 2 piezas que devolvimos porque no tenía el tamaño mínimo. También estamos confeccionando una lista de pequeños cambios y arreglos que hay que hacer una vez en puerto, en Benalmádena. Así que, Piti vete poniendo las pilas que además el barco a veces me pregunta por tí… ¿no se por qué?

De agua dulce vamos bien, de comida regular, aunque en Azores nos surtiremos de verdura y fruta sobre todo. Por lo demás, no hay queja, el tiempo es bueno. No es que haga el calor del Caribe pero el sol calienta a poco que se suba sobre el horizonte. Hay que destacar también que no nos ha llovido en las dos semanas y eso se agradece.

Hoy, por lo que veis, el diario es bastante más técnico en cuanto a la navegación, con más detalles marineros que también hacen falta que para eso estamos metidos en 40 metros cúbicos rodeados de billones de billones de hectómetros cúbicos de agua y siempre a merced de la naturaleza.

Aún así, a pesar de tanto tecnicismo, no me quería despedir hoy sin reflejaros un pensamiento que tuve esta mañana sentado en la banda de babor y viendo navegar el velero en un mar, ahora si, más exigente. Estaba, como digo, sentado, adaptando mi cuerpo a cada balanceo del barco y mirando el mar más allá de su proa, brillante con el resplandor del sol justo delante. Era un mar repleto de rociones con ganas ya de embravecerse después de parecer una balsa de aceite durante varios días.

Era una estampa muy bella, notaba al barco muy alegre saltando encima del mar, como si estuvieran jugando juntos con mucha sincronía. No he podido dejar de sentirme orgulloso de él, de su comportamiento, de su carácter y sus ganas de brincar. Eso si, la prudencia y el buen hacer marinero hace que continuamente le estemos metiendo el freno de mano, en este caso, quitando trapo para que con su inocente osadía no provoque a nadie y menos al rey Neptuno.

Después de este pensamiento solo me queda recordaos el grupo de Facebook que esta creado con el nombre de "Aventura a vela Atlántica de Koke Contreras". Podréis ver todas las fotos y videos que se van subiendo de la travesía además de comentar e interactuar con todos los que nos estais siguiendo desde tierra, siempre capitaneado por Diego Maldonado que es el crack que lo mantiene actualizado. ¡Pedazo de pareado que me ha salido!

En el Peter´s Boat no nos olvidamos del espíritu de nuestro tercer tripulante, ¡un abrazo compañero!

AMARGA RESACA.

Vaya resaca la de hoy…, futbolera por supuesto, no os confundáis que navegando tenemos prohibido el alcohol, excepto por causas mayores. Pocos días he sentido tantos nervios por conocer los resultados de los partidos.

Situación a bordo: mientras Alfonso no perdonaba su siesta (recordad que aquí tenemos 4 horas menos que en la península), yo, Koke, en cubierta, agarraba un libro con intención de leer y olvidarme un momento de esa tensión. Al lado mío, pegado a mí, el teléfono vía satélite vibrando y emitiendo "pi-pi-pi" con olor a gol, exactamente igual como lo hacen en las emisoras de radio. Esta vez, en lugar de decir "gol en la Rosaleda…" decía: "tiene un sms nuevo, ¿abrir ahora?"… no te jode, ¡pues claro, cuándo si no!

Qué segundos tan largos desde que pulsaba el botón aceptando hasta que asomaba la información a la pantalla. A continuación, la forma de narrar uno o varios goles según los colores de la persona informante, según el tipo de emoción: euforia o decepción. A estas alturas de la liga no existen otras, "euforia o decepción", "decepción o euforia" y pobre del que sienta indiferencia… excepto los del atleti que tienen sus sentimientos aparcados para otros meritorios menesteres.

Mensajes como "gol de Messi! Min.5 sev 0 barsa1. Campeones!" o "Ronaldo de penalti.1-0, roja a Amorebieta, ¡los vikingos otra vez igual!" o "gol de Soldado, Getafe 1, Málaga 0, ¡uff, estamos jodidos!", con muchas más variantes, incluyendo otros resultados, clasificaciones parciales, totales, posibilidades, etc. Todo un marcador simultaneo en la cubierta de un velero que por fín ha apagado el motor para navegar con viento portante.

Como podéis comprobar, la tendencia de los sms es marcadamente "culé" o "antimadridista". Si, lo pensaba mientras lo escribía, excepto mi hermano Suso, todos son de esta…condición. Ahora, todos ellos, para hacerles honor hay que decir también que tienen un nexo de unión que es el Málaga CF.

A todos, por encima de vuestros colores, mil gracias por hacernos participes, a bordo de un Peter´s Boat tan lejano, de un emocionante final de liga que tendrá su colofón el sábado 15. Para entonces, ójala hayamos llegado a las Azores para ver alguna imagen y, sobre todo, porque en el barco no llevamos desfibrilador. Lo dicho, Rafa, Belil, Piti, Suso, JJ press y Pablo, gracias. Gracias, aunque uno de vosotros solo salga de su cueva cuando brilla el sol (él sabe a quién me refiero).

La verdad, no puedo sentirme alegre ni mucho menos. A pesar de que hoy ha habido buenas noticias: hemos dejado de oír el Run-Run del motor para sentir el viento portante deseado (sobre todo sabiendo que nos queda tan solo ¼ de depósito de gasoil) y navegamos a orejas de burro. A pesar también de que ayer nos visitaron un grupo de delfines y metiendo la cámara acuática dentro del mar por la popa, con medio cuerpo fuera, agarrado de una mano y un pie al barco, pude grabarlos debajo de la superficie.

Si, si una pasada… pero, sin embargo, a pesar de todos estos cambios positivos en la navegación, el desazón y tristeza que te entra cuando oyes la voz apenada, sufrida y preocupada de amigos que sienten muy dentro de sí como seguidores y, sobre todo, como profesionales del Málaga CF, me hace olvidar todo esto que estoy viviendo y en cierta manera sufrir por ellos y por el conjunto de este club que me ha dado tanto y al que tengo tanto cariño.

Es una situación delicada, es cierto, pero no está todo dicho. Ánimo Ferni, José María, Paco y mi Monyo. Esa que tu dices, amigazo, es la actitud que hay que tener en los momentos como éstos, al igual que en otros gloriosos que compartimos. El temple y el carácter de los grandes, que como tú siempre lo fuiste, y lo eres, y lo seguirás siendo porque tu eres "mu grande".

No cabe lugar a la lamentación, y menos a la resignación. Nos queda una bala, ¡podemos y vamos a conseguirlo!

También Alfonso quiere hacer su aportación: "No sabían que era imposible, por eso lo hicieron"

¡…A por ellos, valientes!

sábado, 8 de mayo de 2010

CRONOLOGÍA DEL DÍA DESDE EL PUNTO DE NO RETORNO.

07:00h. Comienza mi última guardia. El recién estrenado sol no acaba de quitarnos de encima el frío de la noche como en los 3 días pasados en los que la navegación fue muy placentera. Ligeros vientos del Oeste que nos entraban por el través en nuestro afán de ganar Norte, nos mecían en un mar sosegado y nos empujaban consiguiendo las mejores medias de velocidad y millas recorridas.

En la madrugada pasada que arrancamos el motor, hemos entrado en una zona de calmas que espero que pase rápido ya que no estamos para muchas alegrías con el gasoil. No paramos de otear el horizonte esperando divisar las manchas en el mar que revelan la llegada de nuestro preciado aliado.

Además, hubo alguna novedad en cuanto a la pesca. No sirvió de mucho ya que el dorado y el otro pescado que no conocíamos los absolvimos y devolvimos a su hábitat en vez de buscarles acomodo en nuestra sartén. No sé si nos habrá enternecido el documental que hemos visto sobre los osos polares, morsas y focas del National Geographic o que, verdaderamente, llevaban la etiqueta de pezqueñines. El resto, delfines, ballenas e incluso peces voladores: nada de nada. ¿Qué le pasa a este mar? Lo único que nos manda son Carabelas Portuguesas.

Sin embargo, por aire llega, casi siempre en los atardeceres, mi amigo el ave negra que me dió el susto en los primeros días de navegación desde Antigua. Se ha familiarizado con el velero y se acerca a saludar aunque no tanto como la otra vez. Ha aprendido la lección. Al menos esa lección porque ayer aprendió otra nueva: el pulpito que esta haciendo esquí acuático enganchado del barco no es para comer y te puedes hacer mucho daño. Se pensó que era comida y después de dos pasadas para coger confianza, se lanzo a por el cebo. El resultado: enganchado de un ala por el anzuelo. Afortunadamente, se zafó mientras Alfonso jalaba del sedal hacia el barco. No hubiera respondido de sus actos si hubiera abordado el barco en esas condiciones.

10:00h. Debídamente desayunados, nos pusimos manos a la obra con la rutina diaria. Toca señalar y marcar la posición en la carta náutica. Por cierto, esta quedando preciosa con todas sus marcas de la travesía de ida y lo que llevamos de vuelta. A buen seguro estará en un lugar bien visible de la casa. Y no admite negociación, cariño. Al efectuar esa marca nos damos cuenta que estamos justo en la mitad del Atlántico. En el punto de NO RETORNO, ya no hay vuelta atrás. Nos quedan 1.047 millas para San Miguel aún, escasos de gasoil, lo justo de agua dulce y previsiones no muy favorables.

12:30h. Saboréo mi reencuentro con la victoria en el juego de la "escoba", de cartas. Primera partida desde que zarpamos el pasado 26 de Abril y el Valentino Rossi cae derrotado por el aspirante. Después nos distraemos viendo pasarnos por la popa al "Energy Protector", un gran mercante que después de nuestra experiencia con el buque que casi nos aborda hace unos días, no le quitamos ojo. Esta vez sin complicaciones. También él sufre a pesar de su gran tonelaje por el fuerte balanceo que nos provoca el maretón que tenemos ahora.

13:00h. Ahora sí que aprieta el calor. Hasta la próxima nube que cubra el sol, a dorarse toca. Es la hora de bajar el parte meteorológico que no nos dá buenas noticias. Estaremos encalmados hasta mañana sábado que entrará muy poco viento. Lo del lunes sí que son malas noticias ya que entran vientos del E, totalmente enfrentados a nuestro rumbo hacia Azores. El problema es que lo poco que debamos ceñir a vela nos sacará mucho de nuestra derrota. Pocas opciones quedan. Si ponemos el motor y arriamos las velas no vale de mucho ya que con tanto viento en contra nos quedaremos parados, y lo que es más grave, gastando el poco gasoil que nos queda.

No es para alarmarse, ni mucho menos, pero nos fastidia ya que estos vientos del E no son nada normales en estas latitudes en estas fechas y harán, si se confirman los partes, que perdamos 1 o 2 días a nuestra arribada al archipiélago portugués. A pesar de estas perspectivas, y a causa de mis pensamientos positivos, me dispongo a continuación a dormir la conocida "siesta del obispo".

14:45h. Empezamos a degustar el menú del día: "ensalada de calmas", no es mas que una variante de la ensalada malagueña pero con más ingredientes que el chef Manzaneque ha sorprendido a bordo del Peter´s Boat. Exquisita. Al chef le toca ahora, como es de justicia, la siesta, la de toda la vida. Después de fregar los cacharros toca lectura en la cubierta si el calor acompaña.

18:45h. ¡Tres horas y media de siesta se ha echado el sinvergüenza! Yo las pasé leyendo. Empecé un libro que me regaló mi cuñada. Es de autor finlandés, como ella, se llama Jan Contin Wagner y el titulo: "Silencio de Hielo" y le he pegado un repaso de 128 páginas. Me ha atrapado mucho la trama, gracias Miia, seguro que no llega a la 3ª guardia.

Ahora llamaré a casa, a mi gitana, para ver como le ha ido en el trabajo y cómo está el little Pedro. Aunque tenga que hacer tripas de corazón y aguantar el nudo que se me hace en la garganta cada vez que pienso en él e imaginármelo en las situaciones que me cuentan. En fin, ya queda menos.

20:00h. Somos espectadores de otra nueva puesta de sol. Son todas diferentes. Me retiro al camarote a ganar sueño a las guardias de la noche, que entro a las 23h. Miento, no es un nudo en la garganta, es una pelota de baloncesto que en la soledad de mi camarote intentaré quitarme.

Alfonso, despejado y bien abrigado, se queda en cubierta pensando en la táctica para encarar estos días que se nos avecinan y llegar de la manera más segura y rápida.

01:00h. Finaliza mi primera guardia. Sin novedad, calma total, a motor. A descansar dos horas hasta la siguiente.

07:00h. Empieza mi última guardia. Sin novedad desde la posición Lat. 32º 43´N, Long. 44º 10´W. nos desplazamos a 5 nudos, rumbo 63º. Acabo de echar el curricán a ver si hoy toca proteína fresca. Soy muy cabezota y todavía tengo fé.

Cada guardia ha sido un calco de la anterior. En la primera leí otras 50 páginas del libro. En la segunda, escuche el programa de radio "la rosa de los vientos" de la que soy fiel oyente. Llevo mi mp3 cargado de todos los programas desde hace varios años. Además de otros podcast de viajes como "levando anclas", "ser aventureros" y más. Este aparato, es uno de mis tesoros más preciados ya que me distrae mucho en momentos en los que me desplazo en el coche, avión o ahora en el barco.

En fín, ésta es la cronología de un día cualquiera a bordo del Peter´s Boat. Normalmente las rutinas son las mismas. Como veis no ocurren grandes cosas pero, a la vez, es un viaje mágico donde el mar con sus grandes ondulaciones o sus calmas misteriosas, la brisa marina que te refresca el rostro de la manera más pura, el viento que aparece y desaparece a disgusto de nuestras posesivas velas, el sol intentando seguir nuestro rodeo a su alrededor con la mayor luz y calor posible y las nubes con sus dibujos caprichosos a parte de alguna otra sorpresa que te aparece sin esperarlo, nos hace estar como en otra dimensión.

Me despido hasta mañana, mandando un fuerte abrazo de agradecimiento a los amigos que, en tierra, se están encargando de mandarnos sus impresiones sobre los partes que van llegando. Gracias Piti, Rafa, Jorge y Pico.

Feliz fín de semana.

miércoles, 5 de mayo de 2010

LOS “HERMANOUS” EN EL MAR CARIBE.

10h UTC, seguimos a motor, aunque ayudado por las velas. Ellas mismas, a causa del poco viento que estamos teniendo, no son capaces de impulsarnos a mas de 3'5 nudos, barreras que hemos establecido para, de no superarla, encender el motor. Éste a su vez no subirá de 1.500 revoluciones para ahorrar gasóil. Ayer echamos tres de las cinco petacas de 22 litros que nos quedan y esperamos seguir ganando N para coger los vientos que nos harán definitivamente apagar el Volvo-Penta de 28 cv hasta la isla de San Miguel, Azores, donde repostaremos. Si no, tendremos un problema.

Como en la singladura de ayer no ha sucedido nada reseñable, os hablaré algo acerca de la estancia de los "hermanous" en aquellas ya lejanas tierras caribeñas. No penséis que he vuelto a tener una errata, no, al menos ésta no lo es. Así nos llamamos entre nosotros cuando estamos reunidos los 3, mis hermanos y yo. Os relato de dónde viene en una pequeña historia:

Era la primera vez que los tres Contreritas salían de viaje juntos sin el cobijo de nuestros padres. La ciudad elegida, pequeña, la minúscula Nueva York. Si, ¡con 2 cojones!, mejor dicho 6, y no os vayáis a creer que a un hotel de Manhattan: nooo, o a una zona residencial al sur: nooo, o a un barrio pijo: noooo. Hombre, barrio si que era, aunque pijo, pijo, lo que se dice pijo… negativo. El mítico Bronx nos acogió durante 4/5 días.

Todo viene porque mi padre, en su afán de que estemos bien atendidos en nuestro primer viaje, nos puso en las manos de un cura amigo suyo español que vivía en otro barrio menos problemático. Éste, no recuerdo qué problema tuvo que no nos pudo recibir en el último momento y nos mandó a otro cura compañero suyo, también español (al menos de nacimiento porque hablaba como los guiris), que vivía en el Bronx. Concretamente en el anexo de una parroquia de allí.

Aunque, como todos sabéis, el Bronx es un peligroso barrio marginal con mucha delincuencia, drogas, etc., la iglesia la respetaban muchísimo. De hecho, asistimos a dos reuniones que hacían en la parroquia con los feligreses y familias del barrio. Se hacen barbacoas, ponen música, cantan y bailan (no reggaeton). Una de ellas fue en nuestro honor, de bienvenida al barrio. Apenas nos enteramos de nada por el idioma, que no dominamos, pero lo pasamos genial y fueron encantadores.

Vale, pero eso no quita para que envueltos en nuestras sábanas hasta la cabeza en nuestra habitación de la parroquia escuchásemos las broncas, los tiros, el chirriar de las ruedas de los coches casi todas las noches. Por ello, salíamos a las 6.30 de al mañana, los tres juntos mirando al suelo y a paso ligero camino del metro. El regreso: antes del anochecer y en taxi pirata ya que los oficiales se negaban a llevarnos al Bronx. Toda una escuela de vida, fue inolvidable. Bueno, vamos a lo que vamos que me he vuelto a pasar unos cuantos pueblos.

Este cura, el padre Fernandou, apenas le entendíamos y en vez de llamarnos por los nombres nos decía "los hermanous": "¿quieren mantequilla en la tostada los hermanous?", "de comer, pollo para los hermanous", "fiesta en honor de los hermanous",...

A partir de este viaje, en adelante procuramos juntarnos, pase lo que pase y pese a quien pese, una vez al año 4 ó 5 días (no necesitamos más) viajando a ser posible. Cuando eso sucede siempre nos acordamos y decimos: "los hermanous a Marruecos", "los hermanous en Fuerteventura"… este año toca, como no puede ser de otra manera "los hermanous en el mar Caribe".

Cambiamos ligeramente de escenario y nos trasladamos al aeropuerto de Fort de France en Martinica y allí se vé llegar a un tío con barba, mochila como único equipaje y los andares del Juanjeras, típicos, como si con él no fuera la cosa. Como si las dos horas y media de retraso que se chupó su hermano, el mayor, o sea yo, esperando no fueron con él.

Nos pusimos rápido en marcha y después de pocas horas salimos del largo y curvilíneo canal del puerto de Le Marin rumbo a los Tobago Cays. 22 horas de navegación placentera con noche incluida. Allí disfrutamos de toda explosividad de la naturaleza que nos rodeaba. Al día siguiente, recalamos en Britani Bay, Mustique. En ésta, hicimos una excursión tal como hice con Alfonso antes de ir a España. Incluimos varias paradas en el camino. Una en Macarroni Beach, una de las preciosas playas que colman las necesidades en cuanto a belleza y comodidad de los multimillonarios propietarios de las villas de sus alrededores.

Después de que Juanjo cumpliera con su ilusión de abrir, beber y comer un coco, que por poco nos abre la cabeza en su caída, nos paramos en el campo de futbol de paja del "Cotton House", hotel de gran lujo de la isla (recomiendo por curiosidad visitéis su pagina y miréis las tarifas) y allí con una pelota de tenis que nos encontramos al lado del club hípico nos tiramos una penalti cada uno. El resultado: en el vídeo que espero se haya podido colgar en este diario. Para cenar, una langosta exquisita y muy barata en el famoso y conocido en todo el caribe "Basil´s Bar", donde Mike Jagger regala de vez en cuando una actuación sorpresa a los incrédulos clientes. Éste, al igual que David Bowie, Raquel Welch y la infanta Margarita de Inglaterra tienen residencias de vacaciones en esta elitista isla coqueta, muy bien cuidada y prevenida para que no se convierta en una saturación de ladrillos. Son 140 viviendas y esta prohibido construir más.

Desde allí, rumbo de vuelta Martinica, pasamos por Santa Lucía. Le presente a Juanjo a las impresionantes Piton, Marigot Bay, Wallilabou.

Transcurridos cinco días, llegó Jesús y al fin los hermanous al completo. El pobre Jesús tuvo peor suerte con el tiempo, ¡llovió todos los días!, si bien no era una lluvia incómoda, hacía calor y no duraba mucho. Además el tío tiene un talante que no le importa nada, ni las cuatro gotas que te mojaban ni cualquier otra complicación, así da gusto.

Entre Martinica y Sta. Lucia nos pasamos los cinco días restantes. En la primera, alquilamos un coche y la recorrimos: visitamos el volcán del Montee Pelé y el encantador pueblo de St. Pierre con su bahía al pie del volcán cuyos 30.000 habitantes perecieron en la erupción de principios de 1.900. Curiosamente solo se salvo un hombre que estaba preso en la cárcel, ¡bendita condena!

Visitamos también el bosque tropical, la playa y el pueblo de Le Diamant (nombre en francés) presidido por Diamont Rock (nombre en inglés). Allí, entre la playa y la roca (en forma de diamante) se libró una de las mayores batallas navales entre franceses e ingleses por el dominio de estas islas. Otra bahía mágica es Anse D´Arlet, donde la belleza y la paz de sus frondosos paisajes son inigualables.

En cuanto a Santa Lucia, pasamos dos días en Rodney Bay. Ya os hablé de ella en los diarios que salieron en marca.com. Les llevé a que conociesen la fiesta del "Jump up" en el barrio de Gross Islet. Deslucida un tanto por la lluvia pero se dieron perfecta cuenta de la que se lía aquí cuando se ponen "a gustito" los rastaaman. De hecho, recordad cuando os contaba el colega que tocaba una batería casera a base de botes de pintura. Pues, como me esperaba, a Juanjo le emocionó su pericia para seguir el compás. Seguro que le recordaría a una época algo lejana en la que él hacia lo mismo con idénticos materiales atormentando a todo el barrio. Ahora toca en el grupo "alamedadoSoulna", nominados en los pasados premios Goya a la mejor banda sonora por la película "Spanish movie". Gran banda, superoriginales y muy divertidos…, vamos que nunca fallo llevando gente a verlos siempre que puedo. ¡Salen alucinando!

Alucinado se quedó nuestro batería frustrado cuando Juanjo se acercó a él después de varios minutos observándolo y le dijo que le iba a enviar desde España unos platillos, baquetas y otros accesorios que tenía y que ya no le servían, ¡que crack! Ya lo ha hecho, me consta, se lo ha enviado al nombre de un supermercado de ese barrio ya que, al parecer, su casa no tiene calle o él no tiene casa. Sabéis, creo que sí tiene hogar y seguro que para él es el más grande y acogedor. No es más que su batería y su pasión por la música.

Hay mas anécdotas nuestras por allí de esos días, pero las dejare para nosotros, sobre todo por espacio. Hoy me he excedido porque no quiero hacer los diarios tan largos ya que se me duermen los lectores.

Tuvimos nuestra ultima cena en el "Jan Debois", con actuación en vivo (ya profesionales). Buenísima lasagna de verduras o de marisco en un marco de artistas muy especial.

Para acabar, ¡levanto mi vaso de ron y brindo por vosotros "hermanous" y por el espíritu de nuestros reencuentros y por la madre que nos parió!, ¡y por el que puso la semillita que nos llevo a conocer Nueva York!

¡SALUD!